Grazia es moda, belleza y noticias de actualidadGrazia México

SOY O NO SOY

@GraziaMéxico    18 mayo, 2016


Es común escuchar cada vez a más personas hablar sobre la búsqueda de ser fieles a lo que sienten y lo que son.

Por: María Covacevich

Los millennials traen consigo un discurso en el que vivir plenamente y ser feliz es la prioridad incluso sobre tener trabajo o sustento. También es común ver que las actividades que eran tradicionalmente atribuidas al rol de hombres o mujeres hoy pueden ser desempeñadas por unos o por otros, sin una diferencia: vemos hombres en la cocina y mujeres en las empresas, mujeres que deciden no tener hijos y hombres que eligen dedicarse al hogar o a la crianza de los pequeños.

 

 

© Mondadori Photo.

© Mondadori Photo.

 

A medida que se expanden las posibilidades de lo que podemos hacer, comenzamos a cuestionarnos sobre lo que somos y lo que queremos ser. Esto ha traído consecuencias positivas en el terreno de derechos humanos y libertad, pero aunque exista apertura a veces no podemos evitar atravesar por momentos digamos, confusos.

Hoy el tema de la diversidad sexual por fin ha salido del clóset, y a pesar de que en algunos grupos sociales muy tradicionales se siga juzgando como algo patológico o inapropiado, la realidad es que el tema está sobre la mesa. La orientación sexual es un proceso muy complejo porque forma parte de la identidad misma y esta es producto de nuestro carácter, crianza y de la influencia social que en ocasiones nos puede llevar a juzgar los propios sentimientos como algo inapropiado.

***

Sigue leyendo este artículo en la edición impresa de mayo de Grazia México.