Grazia es moda, belleza y noticias de actualidadGrazia México

CAFÉ SOCIETY: UN CUENTO DEL SIGLO PASADO

@GraziaMéxico    13 mayo, 2016


Este año, el Festival Internacional de Cine de Cannes se dió por inaugurado con Café Society, la última obra de Woody Allen.


Una vez más, tras haberlo hecho en Midnight in Paris, Woody Allen transporta al espectador a otra época: esta vez a la década de los 30, época en la que está ambientado el romance agridulce Café Society, un filme centrado en la vida de Bobby Dorfman (interpretado por Jesse Eisenberg), un neoyorkino nacido en el Bronx que se abre camino hasta el Hollywood de entonces.

La película muestra una colorida estampa de la vida familiar en el Bronx de principios del siglo pasado y también retrata a los personajes -glamourosos unos, otros no tanto- característicos de la época: estrellas de cine, socialités, debutantes, playboys, políticos y gangsters.

 

 

Bobby, el protagonista, deja atrás el trabajo en la joyería de su padre para buscar fortuna en Hollywood y finalmente regresa a Nueva York como empresario de clubes nocturnos. El recorrido resulta alternativamente melancólico o hilarante, algo que no le resultará extraño a los fans del director, quien retrata tanto las tribulaciones de una familia humilde en el Bronx como la vida de lujo en las mansiones de Hollywood, la violencia cruda de las mafias en Nueva York y los secretos y escándalos de la élite de Manhattan.

Para darle vida y verosimilitud a la historia, Woody Allen contó con la colaboración de la Casa Chanel que abrió sus archivos para que Suzy Benzinger, la diseñadora de vestuario de la cinta, encontrara los outfits perfectos para una de las estrellas de la cinta: Kirsten Stewart. Suzy Benzinger explica que no podría haber completado su trabajo en la cinta de no haber contado con Chanel, epítome de estilo, lujo y glamour desde el siglo XX.

Kirsten Stewart vistió Chanel en el estreno de Café Society en Cannes. Imagen: cortesía de la marca.

Kirsten Stewart vistió Chanel en el estreno de Café Society en Cannes. Imagen: cortesía de la marca.

 

Esta es la séptima ocasión en la que la diseñadora de vestuario trabaja con Woody Allen, y esta vez ella eligió un guardarropa repleto de vestidos, zapatos y joyería que fueron usados no solo por Kristen Stewart sino también por Blake Lively, otra de las estrellas de la cinta. La marca incluso accedió a reproducir piezas que Gabrielle Chanel diseñó en su momento.

Para mi, el trabajo fue sencillo: se trató de elegir vestidos elegantes pero sencillos, accesorizarlos con broches o aretes Chanel y vestir a una actriz que de este modo adquere glamour instantáneo. ¡Esa es la genialidad de Coco Chanel!” declaró Suzy.